Suministros para el Bel Canto

by Industrias Orsini

/
  • Streaming + Download

    Purchasable with gift card

     

1.
El Mono 04:41
Érase una vez un mono que vivía en la selva entre árboles tan altos que, trepándolos, al cielo se accedía. Todo era aventura, libertad de movimiento; el peligro acechaba y primaba el momento, pero un día… Vino un circo ambulante que cruzaba aquella selva hacia grandes poblaciones presas del aburrimiento, y al ver a nuestro mono vieron claro que tenía, a pesar de su fiereza, cierta vis recreativa. Con el fin de enrolarlo en su gira permanente le hablaron maravillas de la práctica circense, prometiéronle llevarlo si el mono aceptaba convertirse en artista, un artista bien pagado. El buen animalito dio oídos al camelo y dejó las enramadas por las carpas pajareras. No costó amaestrarlo, era dócil y avispado además de ambicioso, ambidiestro y expansivo. Esas son las cualidades que permiten a un mono arrastrar, si se lo curra, multitudes al delirio. Y cegado como estaba por los focos y los flashes fue perdiéndose a sí mismo entre salvas y aplausos. A pesar de lo que afirma el famoso aforismo, ciertas sedas sí que alteran la esencia simiesca. Convirtióse en artista -algo corto de registro-, pero, como insistía, por los ojos se metía. Ora bufo en palacio, ora rey de la taberna: con el tiempo fue aprendiendo a agradar a cualquiera. Y ya sabéis que cuando alguien brilla en el candelero, hay millares que se abrevan en la luz que de él emana, convirtiéndolo en faro que alumbra sus tinieblas, por muy tenue que sea el fulgor de su candela. La cuestión es que ahora ya se encuentra en el zoo donde, vistas sus proezas, acertaron traspasarlo. Y le va mejor que nunca, pues trabajo no le falta: hay visitas diariamente, y más, los fines de semana. Él está feliz, seguro en su jaula dorada dando brincos que remata con alguna que otra paja. La alcaldesa, que acude a retratarse con la prole, le agradece los servicios y le deja su tarjeta. ¡Quién no salta que se muera! ¡Viva el mono que se mueve! Aunque solo se limite a asomar su beato morro por las rejas de la jaula en actitud de quien requiere el aplauso que premie su esfuerzo calculado. Este cuento se ha acabado, pero el show continúa.
2.
Animales 02:12
Animales todos, monos acobardados, mentes calenturientas que circulan por los tejados. Pifias de la natura, pisadores de aceras, permanente guerra, continuo desaguisado. Yo os convoco a dejar de ser humanos tornando manos en aletas, cerebros en guano. Vomito tierra seca, sordo grito embarrado – animal poeta, oro oxidado. Animales todos, monos acobardados, mentes calenturientas que circulan por los tejados. Pifias de la natura, pisadores de aceras, permanente guerra, continuo desaguisado. Ya pronto me excito, reviento y resucito rompiendo con la rabia del herido. Cerebro político, enjambre sin reina, Ternura, violencia.
3.
Apolo 02:05
En la cola del “Apolo” – ¡cuánta res al matadero!- un portero encocado pone a raya a la manada. Mientras tanto, los de dentro enchufaron la corriente. Con la música a tope no se oyen los lamentos. En la calle, que es de todos, un retén de uniformados huele el culo a la gente y se lo limpia a bofetadas. Si alguno les insiste en que le saquen cierto brillo le responden que no dude en poner la otra mejilla. En el barrio del Rosario ya se ve a la aurora encender con gasolina la hoguera redentora, cuyo fuego, sordo y ciego, va grabando en las paredes: ¿Quién repara los estragos cuyos frutos son placeres? – grandes, aunque exclusivos, protegidos con alambre erizado de espinas salpicadas con la sangre de los que sobran en la mesa y van sobrados de promesas, de los que, como un alma en pena, van arrastrando su condena. No quisieran los tiranos persistir en el entuerto cuando el pueblo, finalmente, les golpee en la puerta – grande, aunque exclusiva, protegida con alambre erizado de espinas salpicadas con la sangre. ¡En la cola del “Apolo”! ¡En la calle, que es de todos! ¡En el barrio de Vallcarca! ¡Y por doquier!
4.
Sueño 02:31
Hay una niebla oscura en la calle que cobra espesor a ras de suelo. Hay una luna amarilla. Los semáforos imitan su distante parpadeo. Mi sueño de esta noche está caliente, mi sueño de esta noche está que arde. Al rojo vivo, su fragua alegre, el alto horno en que me funde y me parte. Un sueño que, campando a sus anchas, sin nadie que lo meta en cintura, despliega territorios comanche en medio de puertos aventura. En todos sus rincones, recovecos se oye un rumor intenso, tenso. Las fieras se arrancan los bozales, la fiesta está a punto de empezar. Sigue mi sueño buscándome razones, un sueño terco buscándome razones. Sigue mi sueño, terco, y qué de monstruos que engendra. Ellos transitan por entre la niebla haciendo sonar las alarmas de los coches patrulla, rondan los umbrales y en su vagar incesante se sienten convocados. Hay gritos, alaridos, maldiciones, palabras que no pueden ya callarse. Hay piedras que vuelan en el aire lanzadas por las manos, que se abren. A veces, sólo ira que estalla volando en mil pedazos los cristales. A veces, una rosa del desierto, que, cuando muere, resucita por millares. Sigue mi sueño buscándome las vueltas, un sueño ronco buscándome las vueltas. Sigue mi sueño, bronco- la cama hecha jirones- y me desvela.
5.
Otra ciudad más para borrarla de la memoria cuando llegue a la siguiente en este largo recorrido. Por sus curvas y rectas pasé sin pena ni gloria y tuve a bien no hurgar demasiado en sus heridas. ¿Será por el dolor que en su fondo se palpaba y desbordaba la sutura del olvido? Me la follé: haberle hecho el amor habría sido conflictivo. Y así me fue, pues di mil vueltas procurando en vano hallar la manera de salir adelante del punto muerto tras la marcha atrás de mi triste deseo. Deseo que va, deseo que viene. Cuánto desquicia cuando me tiene pendiente de su incesante vaivén, y a veces me hace perder los estribos. Yo tan sólo hacía turismo, visita guiada con su mano presurosa, y como quien no quiere más la cosa salí corriendo mientras ella ¿dormía?
6.
Quiero ser un trending topic: tengo tanto que decir. Todas las cosas que digo son dignas de compartir. Quiero ser un trending topic, dominar la información. Mi lenguaje es muy directo, ingenioso y socarrón. Si se puede, si se puede – los pajaritos cantan. Si se puede, si se puede – los hashtags se levantan. Acaricio la pantalla: espejito, espejito… No pido demasiado, solo que me hagas un fav Quiero ser un trending topic, más famoso que Brad Pitt. Tú sólo serás mi amigo si me haces un retuit. Quiero ser un trending topic: es mi única obsesión. Si no tengo batería se me para el corazón. Si se puede, si se puede – los pajaritos cantan. Si se puede, si se puede – los hashtags se levantan. Acaricio la pantalla: espejito, espejito… y de pronto -¡qué putada!- maldito apagón…
7.
Este es mi día, mi último día: mirada perdida, alzado en armas – ¡no sabéis en lo que pienso! Un día de furia: dejo el curro, vuelvo a casa. Si te mezclas en mi huida, no estorbes: ¡puedo explotar! Antes de que suene el despertador. Antes de que el día raye el colchón. Soy aquel que te sirvió – dime tú ¿con qué me quedo yo? Nada que perder ¡éste sí que es todo mi poder! ¡Desquiciado, harto, roto! Consecuencias ni castigos ya me asustan: no los temo más, nunca más. Te miro y no eres nada para mí. Os miro y no sois nada para mí. Antes de que suene el despertador, Antes de que el día raye el colchón, Antes de que el curro sea mi sayón, Antes de que tenga que pedir perdón. No habrá perdón, no habrá perdón…
8.
Barras 02:18
Se consume la tarde en las barras. Al lotero se le acaba la suerte para hoy. Del convoy de los años, y en él, de mi carne pasajera, doy fe. Y el convoy acelera, pero yo que no tengo prisas ni ansia por llegar, acaricio, absorto, el freno de emergencia y paso revista a ese extraño lugar que pasamos de largo –un infame suburbio, con huertos en un medio industrial, bien sensible y abierto a todos los vientos, ideal para correfuegos y de calles tomar. Allí vaga mi alma y sigue en su vagar al papel que el viento arrastra por la calle. Gambetea, furtiva, la rueda dentada, se escapa a la escoba municipal. Y se va por las ramas, cual funambulista, al soltar la cuerda de mi mirar, y vuela con las hojas: eran fuertes mis raíces pero duro a morir el suelo. Oscurece. Forcemos entonces la vista y tratemos de ver más allá del cristal: su espejo es fiel, a la vez que sumiso, al que pone la cara y se mira en él. ¿Quién enciende la luz que nos pone alerta reforzando así la mezquina razón de vivir esa vida como mero reflejo y por qué, al hacerlo, se esconde detrás de un telón? Una vez perdido el norte, siempre nos va a quedar el sur, el ser sin puntos cardinales ya, en el confín donde el mundo acaba y vuelve a empezar.
9.
Orsini 03:22
Estás en la cola del paro: entregas informes, impresos, extractos, y dices, por lo bajini: Orsini, Orsini… Estás en el Día, comprando guisantes, lentejas, judías, garbanzos, y dices, por lo bajini: Orsini, Orsini… Estás en tu casa, cansada: un niño que llora , el reloj, la colada, y dices, por lo bajini: Orsini, Orsini… Esta es la próspera vida que vendían a voz en grito sabiendo que era mentira – para colmar su avaricia, los mismos que te estafaron y enterraron tu futuro bajo sacos de codicia. Tú cierras los puños, fijas la mirada, aprietas los dientes y lloras de rabia, mascullas, por lo bajini: Orsini, Orsini… Estás en tu media jornada: trescientos del ala y un jefe que ladra, y dices por lo bajini: Orsini, Orsini… Estás en el metro, tirada, un perro te huele y te mancha de baba. Le escupes, por lo bajini: Orsini, Orsini… Estás de nuevo en tu casa: la tele repite la misma mandanga, y tú, por lo bajini: Orsini, Orsini… Esta es la próspera vida que vendían a voz en grito sabiendo que era mentira – para colmar su avaricia, los mismos que te estafaron y enterraron tu futuro bajo sacos de codicia. Tú cierras los puños, fijas la mirada, aprietas los dientes y lloras de rabia, mascullas, por lo bajini: Orsini, Orsini…
10.
Soy un activista de esos malos, malos: rompo cabinas y calcino algún banco. Si en la mani no hay disturbios, vuelvo a casa enfadado: la de a noche fue una mierda porque no hubo ningún palo. Yo quiero adrenalina, necesito emoción. Llegan las vacaciones, y dime ¿qué coño hago yo? ¡Me hago del Black Block, del Black Block! Mediados de julio, en casa apalancado: no hay ninguna mani, todo el mundo se ha pirado. Voy a hacer un viaje, de esos organizados: vacaciones al G-8, todos los gastos pagados. Yo quiero adrenalina, necesito emoción. Llegan las vacaciones, y dime ¿qué coño hago yo? ¡Me hago del Black Block, del Black Block! Ciudad mediterránea, un calor que te cagas. Todas encapuchadas, en la cara una braga. Los cócteles que tiro provocan llamaradas. Encima, voy de negro ¡esto es ya una pasada! Yo quiero adrenalina, necesito emoción. Llegan las vacaciones, dime ¿qué hostias hago yo?

credits

released December 2, 2014

Musica grabada en Distrito VI (in memoriam).
Voces y coros, en la Reina de África.
Verano de 2014.
Producción DIY con software obsoleto.

license

tags

about

Industrias Orsini Barcelona, Spain

Felice Orsini (1819 – 1858) fue un compositor de ópera clasificado por la crítica en el estilo post-romántico- nihilista.

Esta banda pretende ser un humilde tributo a ese autor olvidado. Y es que, aunque parezcamos una panda de garrulos, nuestra sensibilidad hacia la lírica nos ha llevado a rendir este pequeño homenaje al bel canto… y a la lucha de clases.
... more

contact / help

Contact Industrias Orsini

Streaming and
Download help

Report this album or account

If you like Industrias Orsini, you may also like: